Mudras básicos en Kundalini Yoga

Mudra es un gesto, una posición concreta de las manos, de los ojos, una posición o movimiento del cuerpo o un símbolo.

Estas posiciones de los dedos o del cuerpo permiten fijar o representar cierto estado o proceso de la conciencia. También, cada una de estas posiciones puede llevar a los estados de conciencia que simboliza.

Los mudras estimulan determinados ámbitos de nuestro cerebro o de nuestro cuerpo energético y ejerce una influencia.

La Ayurveda, la medicina hindú tradicional, se basa en que la mayoría de las enferme­dades se producen por un desequilibrio de los cinco elemen­tos que componen tanto el mi­crocosmos del cuerpo humano como el macrocosmos del Universo, a los cuales se les deno­mina simbólicamente corno tierra, agua, fuego, aire y éter (o cielo). La enfermedad se puede deber a factores físicos, como una alimentación o unas condiciones de vida inadecua­das, pero también a tensiones espirituales o psíquicas.

Los ejercicios de yoga, reali­zados correctamente y, a ser posible con la ayuda de una persona experta, son efectivos para restablecer el equilibrio y estimular el proceso curativo. Otro tanto ocurre con las mu­dras, las posturas de las manos.

¿Hay algo más fácil de hacer que la Gyan Mudra, el gesto del saber? Hay que unir las ye­mas de los dedos pulgar e indi­ce, mientras los demás perma­necen relajados y sólo ligeramente corvados. Muchas es­culturas de Budha, Mahavir, Vivekananda y otros santos y filósofos fueron realizadas mientras sus manos permane­cían en esta postura, una senci­lla mudra que, mantenida du­rante cierto tiempo, es el re­medio universal contra la ten­sión y el desorden mental; mejora la memoria  y la capa­cidad de concentración.

Puesto que los problemas mentales son la causa de mu­chas enfermedades, es acon­sejable la práctica de la Gyan Mudra, sola o en combinación con otras mudras, cuyos efec­tos acrecienta. La mejor for­ma de practicarla es sentado en el suelo con las piernas cru­zadas, en la postura de medita­ción. Pero sus efectos se notan igualmente estando sentado, tumbado, o paseando.

Con la Mudra Vlgyan. o ciencia de las posturas de las ma­nos, basada en mantener los dedos durante algún tiempo en una postura determinada, ejerciendo una ligera presión, se genera una energía que per­mite restablecer el equilibrio de la salud de tal manera que se pueden armonizar procesos físicos o mentales con la misma eficacia que con los ejercicios del yoga, incluso con mejores resultados en al­gunos casos.

Los grandes sabios hindúes le la antigüedad relacionaron cada uno de los dedos con un elemento y dejaron constancia le ello en los libros. Eso quiere decir que los dedos controlan los cinco elementos del cuerpo, y que, por tanto, también son capaces de equilibrarlos. Así, el pulgar representa el sol o el éter, el índice el aire, el fuego el de­do corazón, el agua el anular, el meñique la tierra.

Para activar cada mudra, ejerce suficiente presión como para sentir el flujo de energía a través de los “nadis” (canales psíquicos) en los brazos pero no la suficientente como para enblanquecer los dedos.

Algunos mudras que son usan con regularidad son:

GYAN MUDRA: La punta del pulgar toca la punta del dedo índice, estimulando el conocimiento y la habilidad. El dedo ínice está simbolizado por Júpiter, y el pulgar representa el ego. Guyan Mudra imparte receptividad y calma.

GYAN MUDRA ACTIVO: El primer nudillo del dedo índice está doblado debajo del primer nudillo del pulgar, impartiendo conocimiento activo.

SHUNI MUDRA: Punta del dedo del corazón (simbolizado por Saturno) toca la punta del pulgar, otorgando paciencia

SURYA O RAVI MUDRA: Punta del dedo anular (simbolizado por Urano o el Sol) toca la punta del pulgar, otorgando energía, salud e intuición.

BUDDHI MUDRA: Punta del meñique (Mercurio) toca la punta del pulgar para lograr una comunicación clara e intuitiva.

CANDADO DE VENUS: Entrelazamos los dedos con el meñique izquierdo por debajo, con el dedo índice derecho por encima para los hombre y el izquierdo para las mujeres. Los montículos de Venus en la base de los pulgares se presionan juntos canalizando sensualidad y sexualidad, produciendo equilibrio glandular, ayudándonos a concentrarnos.

MUDRA DE JÚPITER: Con los dos dedos índices juntos, el poder de Júpiter, o buena suerte y expansión son activados. Juntos concentran nuestra energía para atravesar barreras.

MUDRA DE PLEGARIA/ PRANAM MUDRA: Las palmas están apretadas juntas, neutralizando y equilibrando Yin Yang, para centrarse.

CERRADURA DEL OSO: La palma izquierda está girada hacia fuera del cuerpo y la palma derecha está girada hacia el cuerpo, con el pulgar por encima y los dedos doblados y enganchados juntos para estimular el centro del corazón e intensificar la energía allá donde se coloque el mudra.

BUDDHA MUDRA: La palma izquierda está sobre la palma derecha, ambas orientadas hacia arriba y la activación del mudra es en la punta de los pulgares.
En función del a colocación superior de la palma izquierda o derecha se consiguen efectos de relajación o activación respectivamente.

Una respuesta a “Mudras básicos en Kundalini Yoga”

Deja un comentario