La práctica de meditación produce alteraciones únicas en la corteza cerebral

La UCLA (la Universidad de California, Los Ángeles) ha sugerido durante años que la meditación engrosa el cerebro y fortalece las conexiones entre las células cerebrales. Ahora, un nuevo informe de investigadores de la UCLA sugiere otro beneficio más de la meditación sobre el cerebro. El artículo aparece en la edición digital de la revista Frontiers in Human Neuroscience.

Los investigadores han encontrado que, a largo plazo, los meditadores tienen una mayor cantidad de girificación (curvas de la corteza cerebral), esto permite que el cerebro pueda procesar información más rápidamente.

Existe una correlación directa entre la cantidad de girificación  ( el patrón y grado de los repliegues de la corteza) y el número de años de meditación. Esto es una prueba más de la neuroplasticidad del cerebro y la capacidad para adaptarse a los cambios ambientales.

La corteza cerebral es la capa más externa del tejido nervioso. Entre otras funciones, desempeña un papel clave en la memoria, la atención, el pensamiento y la conciencia. La girificación (los pliegues de la corteza cerebral) es el proceso por el cual la superficie del cerebro sufre cambios para crear surcos estrechos y mejorar el procesamiento neural. Por tanto, cuantos más pliegues haya, mejor será el procesamiento de información, la toma de decisiones, la formación de memorias y así sucesivamente

Aquí tenéis el link ar artículo en inglés:

http://www.frontiersin.org/human_neuroscience/10.3389/fnhum.2012.00034/abstract

Una respuesta a “La práctica de meditación produce alteraciones únicas en la corteza cerebral”

Deja un comentario